• elcisnenegro

Historias de Voluntarios VIII

Desde que tengo uso de razón en casa siempre ha habido un gato y en el terrado una colonia gatuna a la que les dábamos de comer y beber a escondidas de mi madre, les subía leche a los cachorrillos. Ay cuantas regañinas por la leche o por bajarme a casa los peques. Siempre decía «quiero cuidar a los peludetes».



Con Naken


Pasa el tiempo y sigo queriendo ayudarles pero por motivos personales no me veo preparada. Pero las cosas llegan cuando es su momento. Conocí a una persona que me dio una visión que no había tenido en cuenta. Me dijo «se pasa mal pero también es muy gratificante saber que gracias a nosotros están mejor”. Pues bien gracias a Clara, si si nuestra mama cisne, me atreví a probar el voluntariado y ha sido la mejor decisión que he tomado.


Ana María Diaz Salas
Voluntaria de el Cisne Negro

Estamos retomando nuestras Historias de Voluntarios, esta historia se escribió en julio de 2014.



11 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo